Hoy ha finalizado el XXV Campeonato Mundial de Balonmano Femenino que comenzó el pasado día 1. España ha sido el país anfitrión de esta edición celebrada en cuatro sedes: Liria, Castellón, Torrevieja y Granollers. En esta localidad se han disputado hoy el partido por la medalla de bronce y la final de una competición en la que, por primera vez, han tomado parte 32 selecciones.

Las «guerreras» han realizado un gran mundial, en el que sus encuentros se contaron por victorias hasta la semifinal. En el cruce de semifinales con Noruega, demasiados errores propios y una gran actuación de la cancerbera nórdica relegaron a España a la lucha por el bronce. Sólo faltó la medalla. Carmen Campos abrió el marcador 0-1 para España en esta final de consolación tras una parada de Castellano, pero Dinamarca reaccionó. Mediado el primer tiempo una superioridad de España les permitió igualar a 8. Las danesas poco a poco y con la ayuda de algún desajuste español llegaron ya al descanso con ventaja: 16-13. La segunda parte comenzó con un parcial de 3 a 0 para las nórdicas, que ya mantuvieron el resto del partido una cómoda ventaja. Al final, Dinamarca 35, España 28. Buen papel de las españolas que por cuarta vez en la historia se han clasificado entre las cuatro mejores selecciones del mundo.

El título para Noruega. Francia, la campeona olímpica, hizo una buena primera parte, en la que Noruega no consiguió recortar diferencias ni siquiera en una doble superioridad fruto de un error en los cambios. Al descanso el marcador indicaba un 16-12 para las francesas. Pero las campeonas de Europa, Noruega, con una salida apabullante en la segunda mitad, dieron la vuelta al encuentro. Con un parcial de 0-4, a los seis minutos de la reanudación ya se pusieron por delante: 18-19. Apoyadas por la gran actuación de su guardameta Solberg y con contraataques rapidísimos, Noruega consiguió su cuarta corona mundial venciendo por 22 a 29.

Podría interesarte: