La Unión Europea (UE) ha presentado hoy el «Certificado verde digital», por el que se conocerá si la persona está vacunada, si tiene anticuerpos o si se ha realizado una prueba PCR o de antígenos. El certificado no conllevará ningún coste y estará escrito en la lengua oficial del país y en inglés. A través de un código QR se accede a la información sobre el pasajero y será tanto en formato digital como en papel.

Los países europeos que se han mostrado más a favor de esta medida han sido los del sur, que dependen en gran medida del turismo. Además, España, en concreto las Islas Baleares, podrían convertirse en el escenario de la prueba piloto de este documento.

El Certificado Verde Digital ofrece una solución para toda la UE garantizando que los ciudadanos de la UE se beneficien de una herramienta digital armonizada que apoye la libre circulación en la UE», dijo la vicepresidenta de Valores y Transparencia, Věra Jourová.

Según explica la institución europea en un comunicado, esta medida es «temporal», hasta que la Organización Mundial de la Salud (OMS), declare el fin de la emergencia sanitaria internacional COVID-19.

Este proyecto fue aprobado tras la cumbre europea de los pasados 25 y 26 de febrero en la que los líderes de los Estados miembros acordaron la creación de este certificado. Las autoridades europeas estiman que los primeros certificados estarán disponibles en junio, pero aún falta su aprobación en el Parlamento Europeo (PE) y en el Consejo Europeo.

La OMS y la ECDC se muestran reticentes ante esta medida

Los países de la UE no son los únicos en llevar a cabo este tipo de medidas para «facilitar» el tránsito en Europa; países como China o Baréin también han establecido un certificado de vacunación. No obstante, la Organización Mundial de la Salud (OMS) no recomienda este tipo de certificados ya que puede llevar a una discriminación de las personas no vacunadas. El director del Comité de Emergencias de la OMS, Mike Ryan, tildó estas medidas de «injustas» porque estar vacunado no es una opción a la que todo el mundo tiene acceso.

La directora del Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades (ECDC, por sus siglas en inglés), Andrea Ammon, también considera que este «pasaporte covid» conlleva un «trato desigual». Durante una rueda de prensa, Ammon criticó que se empleara este certificado para decidir si una persona puede viajar o no.

En respuesta, la Comisión Europea advierte que «estar vacunado no será una condición previa para viajar» y propone no sólo crear un certificado de vacunación interoperable, sino también certificados de prueba de COVID-19 y certificados para las personas que se han recuperado del COVID-19.

Podría interesarte: