La final de la Copa del Rey 2019/2020, que se disputará en el estadio La Cartuja de Sevilla el próximo sábado 3 de abril entre el Athletic Club y la Real Sociedad, no podrá, como se esperaba, recibir a los aficionados en sus gradas.

«La situación epidémica actual y las medidas establecidas que suponen el cierre perimetral de la movilidad, tanto para la comunidad autonómica de Andalucía, como de la provincia de Sevilla, hacen inviable que aficionados no residentes en la provincia puedan acudir a presenciar dicho encuentro», publicó hoy en un comunicado la Real Federación de Fútbol Española (RFEF).

Ya la Federación había retrasado la final de acuerdo con ambos equipos para que sus seguidores pudieran asistir a esta disputa por la Copa del Rey y que, además, se iba a convertir en el primer partido con asistencia de público. No obstante, debido a la situación epidemiológica, la RFEF junto la Consejería de Salud y Familias de la Junta de Andalucía, han decidido que ésta se celebre sin asistencia en las gradas.

Ayer, la ministra de Sanidad, Carolina Darias, dijo tras la rueda de prensa posterior al Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (CISNS), que no «era el momento oportuno». «Estamos hablando de más de 10.000 personas en el partido … vamos a intentar lograr el consenso para que esa asistencia no se produzca, porque no es el momento».

Además, las restricciones que se acordaron para la festividad de Semana Santa (del 26 de marzo hasta el 9 de abril), recomiendan la no celebración de grandes eventos que conlleven aglomeración o concentración de personas, así como el cierre perimetral de las comunidades autónomas.

Podría interesarte: