Un total de 64.200 efectivos entre agentes de la Policía Nacional y la Guardia Civil velarán por el cumplimiento de las restricciones de Semana Santa que establecen, entre otras, los cierres perimetrales de las comunidades autónomas (salvo Baleares y Canarias) que entrarán en vigor desde mañana, viernes 26 de marzo, hasta el próximo viernes 9 de abril.

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, que participó en el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (CISNS), afirmó que estas medidas «son para proteger la salud pública… para salvar vidas». Y pidió a los españoles reducir la movilidad al máximo y permanecer en sus casas para prevenir una cuarta ola ante el aumento de la incidencia de casos de coronavirus en la nación (132 casos por cada 100.000 habitantes en los últimos 14 días).

Según explicó el ministro, durante el cierre perimetral y puesta en vigor de las restricciones del puente de San José, se realizaron más de 162.000 controles sobre personas y vehículos que llevaron a 9.539 propuestas de sanción ante los incumplimientos que fueron detectados en dichos controles.

Las medidas de Semana Santa no serán más restrictivas

Ante el cambio de tendencia al alza de los casos de coronavirus, se rumoreaba un posible endurecimiento de las restricciones con medidas como el cierre de los establecimientos no esenciales a las 20 horas. No obstante, Sanidad lo descartó y ni lo mencionó durante el Consejo Interterritorial aunque la ministra, Carolina Darias, aclaró que se trata de un «plan de mínimos» y que cualquier comunidad autónoma puede ser más restrictiva. «Estamos ante un momento clave y decisivo y tenemos que extremar todas las medidas de control».

Podría interesarte: