Miles de colombianos continúan sus protestas en lo que ayer fue la octava jornada de manifestaciones multitudinarias y el segundo Paro Nacional contra la reforma tributaria propuesta por el presidente, Ivan Duque, que ha dejado más de una treintena de muertos y más de 800 heridos en el país.

La subida de impuestos (el aumento a un 19% del IVA en productos y servicios básicos como los huevos, el agua o la gasolina) y la ampliación de la base tributaria con la que el presidente (que tiene un 70 % de desaprobación en su gobierno) pretendía recaudar 6.800 millones de dólares en plena crisis por la pandemia del coronavirus motivaron protestas masivas en distintas ciudades de Colombia desde el pasado 28 de abril. No obstante, Elsy, colombiana residente en Bogotá explica a Infórmate 360 que una reforma «debe darse sí o sí para pagar la deuda externa con Estados Unidos».

Estas protestas han llevado al gobierno a sacar a los militares a las calles desde el sábado, después de que se produjeran algunos saqueos por «infiltrados». El ministro de Defensa, Diego Molano, anunció el despliegue de 700 soldados en Cali, la ciudad más afectada, donde se calcula que hay al menos 20 muertos por armas de fuego. Ante las movilizaciones, el pasado dos de mayo se anunció la retirada de la reforma del Congreso y dos días después renunció el ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla (quien ideó esta reforma), pero los colombianos continúan en las calles hartos pidiendo el cese de la violencia.

«La gente está cansada de no tener oportunidades, de ser cada vez más pobres (en 2020, el 42,5 % de los colombianos estaban en situación de pobreza monetaria), de la corrupción en el país, y parece que esto va para largo, por desgracia», comentó Mónica a Infórmate 360. Con la llegada de la prensa internacional, la policía está saliendo sin armas, para que «si son atacados queden como las víctimas y el presidente pueda declarar el estado de conmoción interior».

37 muertos en las marchas

Las redes sociales se han hecho eco de las imágenes impactantes de la violencia policial reprimiendo a los manifestantes. Las marchas se han desarrollado en su gran mayoría de forma pacífica, pero la represión policial ha dejado 37 muertos, 1.708 casos de violencia policial, 222 casos de violencia física por parte de la policía, 831 detenciones arbitrarias, 110 casos de disparos de amas de fuego por parte del cuerpo de seguridad y 10 casos de violencia sexual en el contexto de las movilizaciones, según Temblores.org.

De acuerdo con un comunicado de la Defensoría del Pueblo, fechado el 3 de mayo, hay 19 fallecidos en Valle del Cauca, Bogotá, Neiva, Cali, Soacha, Yumbo, Ibagué, Madrid, (Cundinamarca), Medellín y Pereira. «La Defensoría está evaluando y clasificando 140 quejas que incluye información sobre fallecidos, desparecidos, abuso policial y lesionados, entre otros, que han llegado a través de distintos canales de servicio al ciudadano y las que, en terreno, han reportado los 340 funcionarios de la Defensoría que han acompañado las protestas», publica el organismo.

En todo el país hay más de 500 policías heridos (un policía murió a las afueras de Bogotá), 200 comercios saqueados, se han asaltado dos sedes de gobierno y hay grandes destrozos, que el presidente tilda como «ataques de criminales organizados». Pero la respuesta policial descontrolada fue «respaldada» por el expresidente derechista, Álvaro Uribe que publicó en un tuit: «Apoyemos el derecho de soldados y policías de utilizar sus armas para defender su integridad», Twitter lo ocultó porque incitaba a la violencia.

En la noche del 4 de mayo, en la ciudad de Cali, hubo una caída de internet (desde las 16:30 horas hasta la madrugada del 5) mientras los caleños protestaban en las calles. Los usuarios denunciaron un corte en las líneas de teléfono y en la señal de internet (el más afectado fue el barrio de Siloé). Estos hechos fueron corroborados por Anonymous, que se atribuyó los ataques cibernéticos a entidades del Estado (Policía, Senado, Dirección Nacional de Impuestos y Aduanas, Ejército).

Camioneros y taxistas también se han sumado a las movilizaciones con el bloqueo de carreteras en el Valle del Cauca pero se está empezando a generar miedo en la población por desabastecimiento. «El problema está en que el pueblo ha visto que han conseguido parar la reforma y no van a parar hasta que consigan todo lo que quieren, que por un lado está bien, pero hay muchísima gente inocente que se va a ver afectada por esta situación», manifestó Luis Carlos, colombiano nacido en Pereira.

El pasado martes por la noche, se produjeron velorios, oraciones y caceroladas en varias ciudades del país por las personas asesinadas en las marchas y para que paren los actos violentos.

Diálogo nacional

Iván Duque anunció la creación de un diálogo con el Comité de Paro para el 10 de mayo, que se alargará hasta el 20 de mayo y por el que piden vacunación masiva, reactivación segura y desarrollo social, que no haya violencia; protección de los más vulnerables; estabilización de las finanzas públicas y matrícula cero (fondo de solidaridad educativa).

Condena internacional

Tanto la Unión Europea (UE), como la Organización de las Naciones Unidas (ONU), han condenado la violencia abusiva de la Policía contra los manifestantes. El portavoz del Servicio Europeo de Acción Exterior, Peter Stano, condenó estos ataques que «apuntan contra los derechos legítimos a manifestarse, a la libertad de reunión y de expresión». La portavoz de la Alta Comisionada de la ONU Para los Derechos Humanos se pronunció al respecto: «Estamos profundamente alarmados por los acontecimientos ocurridos en la ciudad de Cali cuando la policía abrió fuego contra los manifestantes que protestaban contra la reforma tributaria, matando e hiriendo a varias personas, según la información recibida». La oficina en Colombia está investigando estos «terribles incidentes».

Varias ciudades del mundo están apoyando al pueblo colombiano; desde Nueva York a San Diego en Estados Unidos, en Australia y en Europa donde decenas de personas salieron a las calles de Madrid y en Bruselas convocaron una concentración frente al Parlamento Europeo (PE).

Decenas de colombianos se concentran en San Diego, California, Estados Unidos // Alejo Durán

Podría interesarte: