Después de varios años de largas reuniones y disputas sobre la salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE), mañana, desde las 00 horas del 1 de enero de 2021, el archipiélago ya no formará parte de los Estados miembros cuyo número se reduce a 26. Así pues, se acaban las facilidades económicas y sociales que ofrecía el umbral de la UE y se impondrán nuevos acuerdos.

Tras más de cuatro años por fin la Comisión Europea alcanzó un acuerdo para las futuras relaciones entre la UE y el Reino Unido. Sobre esto, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, declaró que, «ha valido la pena luchar, porque ahora tenemos un acuerdo justo y equilibrado con el Reino Unido, que protegerá nuestros intereses europeos, garantizará una competencia leal y proporcionará una previsibilidad muy necesaria a nuestras comunidades pesqueras. Al fin podemos dejar atrás el Brexit y mirar hacia el futuro. Ahora, Europa está avanzando».

En España hay cerca de 250.000 británicos, según datos del Instituto Nacional de Estadística. No obstante, «se protegen los derechos de los que puedan demostrar que vivieron en España antes del 31 de diciembre de 2020. Los que no lo hicieron, tienen que pasar por los trámites de extranjería que son comunes para cualquier persona que no sea de la Unión Europea”, según explica Raisa Venermo, socia fundadora de AvaLanding.

Ocurre lo mismo para los españoles residentes en el Reino Unido que seguirán teniendo los mismos derechos que hasta ahora. Además, seguirá vigente el acuerdo de doble imposición de impuestos por lo que se evita que los ciudadanos paguen doble tasa, una en España y otra en Reino Unido.

Reino Unido saldrá más afectado que la UE

El ansioso Brexit que muchos británicos votaron en referéndum el pasado mes de junio de 2016 se hace realidad. Desgraciadamente, las previsiones de organismos mundiales y económicos auguran que los británicos saldrán más afectados de este divorcio que la UE.

Esta decisión afecta también a España ya que alrededor de un 10 % de las exportaciones de España fueron a Reino Unido en 2019 y el 20% de turistas en España fueron de nacionalidad británica.

Adiós a la circulación libre

Se acabó el ir a trabajar o a estudiar al Reino Unido sin ningún trámite. A partir de mañana, la nación insular se convierte, en lo que a temas de permisos de residencia y trabajo, impuestos y finanzas y Seguridad Social, en un país como Estados Unidos. Ocurre lo mismo con los británicos que quieran trabajar o vivir en algún país miembro.

Con la salida del Reino Unido de la Unión Europea, tan sólo se podrá estar un máximo de 90 días sin el requerimiento de una Visa. La convalidación de estudios también se verá afectada: «Algunos profesionales, como arquitectos, enfermeros y médicos, que antes podían ejercer inmediatamente y sin ningún trámite adicional, ahora tendrán que pasar por una convalidación de estudios al cambiar de país”, señala Venermo.

Al convertirse en un país extracomunitario, quedará excluido del famoso programa Erasmus+. Otro gran logro de los países europeos, el roaming gratuito, dejará de estar disponible para los británicos que viajen a algún Estado miembro así como para los europeos que viajen a Reino Unido.

Podría interesarte: