Además de Bruselas, Bélgica cuenta con otras ciudades dignas de ver y que puedes visitar desde su capital por un módico precio en tren o en autobús.

Brujas

Una ciudad medieval a tan sólo una hora en tren de la capital. En esta ciudad podéis visitar la Plaza Mayor, donde todos los sábados se monta un mercado. La plaza Belfort y su torre de 83 metros de altura. La plaza Burg y el ayuntamiento de la ciudad son algunas de las cosas que hay que ver en esta ciudad.

Gante

Gante es una ciudad que acoge a un gran número de estudiantes, en la que puedes dar un paseo por sus hermosos canales y descubrir mejor el lugar. No puede faltar la visita al Castillo de Gante, antigua residencia de los condes de Gante, que también ha sido fortaleza y prisión. Puedes visitarla todo el año dentro de los horarios establecidos. El Ayuntamiento de Gante también merece la pena visitarse, así como la plaza Korenmarkt.

Amberes

Esta ciudad del norte de Bélgica impresiona desde su llegada. Pese a ser una ciudad muy recurrente por los belgas para hacer sus compras, cuenta con la cuarta estación de tren más bonita del mundo, según la revista americana Newsweek.

La Plaza Mayor repleta de edificios renacentistas, la Catedral de Amberes del siglo XV-XVII, o el Castillo, son algunos de los lugares que no puedes perderte en Amberes.

Además, si eres amante del artista Rubens, ésta es tu ciudad ya que aquí está la casa y estudio del pintor durante sus últimos 29 años de vida.

Otra característica de esta ciudad es que está dividida por el río Escalda, que puedes atravesar con un ferry, o a través de un paso subterráneo. El túnel de Santa Ana que tiene las escaleras mecánicas más antiguas de Europa, está a 31 metros debajo del lecho del río.

La ciudad del diamante también es conocida por tener uno de los puertos más importantes de Europa.

Lieja

Lieja no es una ciudad muy visitada por turistas extranjeros; sin embargo merece la pena. Puedes coger un tren que te lleva a la Estación Lieja-Guillemins, en la que nada más llegar, te quedas impresionado por la estructura diseñada por el arquitecto español, Santiago de Calatrava. Se puede visitar el Palacio de los Príncipes-Obispos o Palacio de la Justicia, la Plaza Saint-Lambert, la Catedral Saint-Paul, o simplemente pasear a las orillas del río Mosa. Una recomendación: subir la Montaña de Bueren. Preparad las piernas ya que son 374 escalones con una inclinación de 30 grados que te llevará a ver la ciudad desde los más alto. Una vez arriba, no os perdáis el Monumento a los caídos en la Primera y Segunda Guerra Mundial.

Podría interesarte: