Finaliza la a Cumbre de Líderes sobre el Clima, organizada por el presidente estadounidense, Joe Biden, después de que durante dos días, más de 40 líderes mundiales, abordaran la problemática del cambio climático con vistas a elevar la ambición climática y a hacer viable el objetivo de limitar el calentamiento de la Tierra a 1,5 º.

Estados Unidos, después de cuatro años al mando del republicano, Donald Trump, negacionista del cambio climático (EE.UU. salió del Acuerdo de París en 2017), vuelve a este acuerdo y se compromete a disminuir a la mitad las emisiones de gases de efecto invernadero, entre un 50 y un 52% para 2030 con respecto a los niveles de 2005. Además, el objetivo para 2050 es la descarbonización completa de la economía del país.

El secretario general de las Naciones Unidas (ONU), António Guterres, agradeció a Biden la organización de la Cumbre y aplaudió su compromiso. Guterres alertó de que la última década fue la más calurosa jamás registrada, que los gases de efecto invernadero peligrosos se sitúan en niveles jamás vistos en tres millones de años y que la temperatura global ha aumentado ya 1,2º. Por ello, «Necesitamos un planeta verde, pero el mundo está en alerta roja» y alertó de que estamos al borde del abismo por lo que se necesita la actuación de los líderes de todo el mundo.

Pedro Sánchez: «La experiencia española muestra que es posible una transición ecológica justa»

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, participó en esta cumbre en la que anunció que para el año que viene, en 2022, «habremos cerrado el 85 % de las centrales de carbón que existían en 2018«, quien añadió que este «extraordinario logro» debe alcanzarse mediante el diálogo social. España ha cerrado en los últimos tres años minas y la mayoría de las centrales eléctricas de carbón como parte de la estrategia de transición energética.

«La inversión en tecnología de transición energética puede crear cerca de tres veces más puestos de trabajo que los combustibles fósiles por cada millón de dólares gastado», dijo durante su intervención el presidente del Ejecutivo. En los siguientes diez años, el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC) 2021-2030, que reducirá la dependencia energética y movilizará 230.000 millones de euros en nuestro país, creará 250.000 y 350.000 puestos de trabajo.

Sánchez abordó también la Ley de Cambio Climático y Transición Energética, aprobada en el Congreso hace dos semanas y por la que se compromete a reducir las emisiones para 2030 y lograr la neutralidad climática antes de 2050.

A esta cumbre, que se realizó de forma telemática, asistieron 17 países responsables de cerca del 80 % de las emisiones y del PIB global. Y es que muchos países aún no han presentado sus contribuciones determinadas a nivel nacional (NDC, por sus siglas en inglés), por las que cada país comunica sus acciones climáticas con posterioridad a 2020.

Los líderes mundiales deberían haberse reunido el pasado mes de noviembre de 2020, pero a causa de la pandemia la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, COP26 de Glasgow tuvo que retrasarse a noviembre de este año. De este encuentro se esperan mejores resultados que en la COP25 que tuvo lugar en Madrid en 2019.

Podría interesarte: