Ayer tuvo lugar la ceremonia de entrega de los vigésimos terceros Premios MAX de teatro. Coincidiendo con su 150 aniversario, el lugar elegido fue el Teatro Cervantes de Málaga.

Durante más de dos horas, retransmitidos por La 2 de TVE, se fueron desgranando los premios de esta edición. Edición que estuvo marcada también por la pandemia de la COVID: patio de butacas con invitados con mascarilla, grupos de baile con mascarilla, spray desinfectante para micros entre premio y premio.

«Trabajar en cultura es seguro»,dijo la primera premiada de la noche, Elisa Sanz, mejor diseño de vestuario por «PLAY». Su compañero en PLAY, Pedro Yagüe, mejor diseño iluminación, también defendió la cultura.

Los premios más importantes fueron para «Jauría»: Mejor Espéctaculo de Teatro, y Mejor Adaptación o Versión de obra teatral, para Jordi Casanovas.

Los premiados en interpretación fueron Verónica Forqué por su trabajo en «Las cosas que sé que son de verdad» y Lluis Homar, por su papel en la adaptación de la obra de Philip Claudel, «La nieta del señor Lhin».

Premiados fueron también Nacho Duato, Premio de Honor, y Antonio Banderas, que recibió la medalla de honor de la SGAE, de manos de Antonio Onetti, su presidente. Antonio Onetti y Juan José Solana, presidente de la Fundación SGAE, también reclamaron al Ministro de Cultura, presente, «que nos dejen llenar los teatros, como los aviones».

Podría interesarte: