El pasado 4 de septiembre, los habitantes de Natá de los Caballeros, en la provincia de Coclé, volvieron a unirse para manifestarse, por tercera vez, contra la creación de la cantera de extracción mineral de la empresa Cantera Palo Verde S.A, en el cerro San Cristóbal. 

Manifestación contra el proyecto de extracción mineral en el cerro San Cristóbal, septiembre 2020. Vídeo de Lucia Vita Sastre.

La protesta, que transcurrió durante toda la mañana, fue liderada por la Organización de Bases Comunitarias Cerro San Cristóbal de Natá, con su presidente al frente, Juan de Dios Alfaro.

El Cerro se encuentra a solamente 1,2 km del pueblo de Natá de los Caballeros. Es el símbolo natural, cultural e histórico de un pueblo que, el próximo año, va a cumplir 500 años de antigüedad.

Mapa de la ubicación del proyecto Cantera Palo Verde S.A. Imagen de Diógenes Santamaría.

Fue declarado Área Protegida, mediante el Acuerdo N° 8 del 21 de abril del año 2004 por el Concejo Municipal, conjuntamente con MiAmbiente, el Instituto Panameño de Turismo (IPAT), el Ministerio de Desarrollo Agropecuario (MIDA) y el Instituto Nacional de Cultura (INAC), con el objetivo de estimular la conservación del cerro San Cristóbal.

Posteriormente, en la gaceta oficial del 22 de marzo de 2010 número 26,994, volvió a ser declarado como zona protegida.

Estas declaraciones legales de protección medioambiental del Cerro imposibilitan cualquier construcción en él con fines económicos. 

Es el pulmón del pueblo y representa el remanente bosque seco tropical de Panamá con su flora y fauna característica, en la que algunas especies son poco habituales de encontrar, como el muleto (Silvilagus brasiliensis), el capacho (Nyctidromus albicollis) o la garza verde (Butorides striata), entre otras.

De igual manera, el proyecto de extracción de tosca y piedra afectará a la potabilizadora que abastece de agua a la población de Natá de los Caballeros.

Y, además de todos los beneficios naturales que aporta el Cerro a los natariegos, también es su símbolo cultural e histórico, y muestra de ello es que aparece reflejado en el escudo del pueblo.

Una manifestante cuenta que en el Cerro se han encontrado vestigios arqueológicos de la época colonial como ruedas o huacas (lugares en donde se hallan objetos arqueológicos).

En la cumbre de este cerro hay una pequeña cueva formada por un conjunto de rocas superpuestas. La leyenda local cuenta que la cueva es la entrada a un túnel que comunica el cerro con la iglesia de Natá.

Este túnel era empleado por los aborígenes para esconderse y buscar refugio después de que sus tierras (actualmente el pueblo de Natá) fueran conquistadas por los españoles. 

El mes pasado se aprobó en primer debate en la Asamblea Nacional de Diputados el proyecto de Ley 200, mediante el cual se declara a Natá como la Capital de la Cultura y de Historia Nacional.

Sin embargo, todos estos factores parecen haberse pasado por alto en el Estudio de Impacto Ambiental realizado por la empresa Cantera Palo Verde S.A.

En una parte de esta Evaluación de Impacto Ambiental, el promotor cuenta con 8 días hábiles para responder todos los comentarios y preguntas que el pueblo realizó en la fase anterior de participación ciudadana.

Sin embargo, la empresa y el gobierno se han saltado esta fase, siendo el Ministerio el que ha contestado directamente estas cuestiones, en una fase de la evaluación en la que no le compete dicha actuación.

Los habitantes narran a Infórmate360 que las encuestas realizadas por la empresa fueron hechas sólo en las zonas más lejanas al proyecto, pero nunca se entrevistó a las personas que viven cerca del lugar donde se pretende construir la cantera.

Una evaluación llena de irregularidades que está a la espera del visto bueno por parte del Ministerio de Medio Ambiente, para poder comenzar las obras.

Los habitantes de Natá se oponen firmemente a dicho proyecto, porque en contrapartida de los puestos de trabajo que promete la empresa, ellos saben que el proyecto supondrá:

  •  Contaminación atmosférica y daños a la salud por el material particulado proveniente de las detonaciones del material rocoso y de la cantera en sí.
  • Pérdida y contaminación del agua que llega a sus hogares por la cercanía de la cantera con la potabilizadora de agua a cielo abierto de Natá.
  • Deforestación, con su consecuente pérdida de oxígeno, aumento de CO2 y modificaciones en el clima, como el incremento de la temperatura local por pérdida de masa forestal.
  • Pérdida de biodiversidad de la flora y fauna que habita en el Cerro y alrededores.
  • Pérdida del patrimonio histórico y cultural que les identifica y que lleva intacto más de 500 años.
Ciudadano natariego manifestándose contra la construcción de la cantera. Imagen de Lucia Vita Sastre.

La protesta se realizó consecuentemente este día porque el Presidente de la República, Laurentino Cortizo, iba a presentarse en dicho lugar para escuchar las peticiones del pueblo. Sin embargo, a media mañana se comunicó a los allí presentes que finalmente no haría acto de presencia.

Panamá, uno de los países que han firmado y ratificado el Acuerdo de Escazú, debería ponerse al día con la importancia de la participación ciudadana en los proyectos de desarrollo del país que al pueblo le competen.

El pueblo tiene el derecho a decidir si están de acuerdo o no con la construcción de proyectos como el de la cantera que la empresa Cantera Palo Verde S.A pretende construir en el cerro San Cristóbal.

El equipo legal que está defendiendo al pueblo natariego ya está haciéndose cargo del caso y posiblemente las protestas continúen en los próximos días.

Os dejamos con algunas imágenes de la protesta.

Cerro San Cristóbal. Imagen de Diógenes Santamaría.

También te puede interesar: