Hoy, 23 de agosto, se homenajea la memoria de las víctimas de las deportaciones y las exterminaciones en masa. En esta fecha se condenan los regímenes totalitarios, en especial el Estalinismo y el Nazismo.

Esta conmemoración, oficial en los estados de la Unión Europea, fue aprobada por el Parlamento Europeo en 2009. Su origen hay que buscarlo en las manifestaciones de protesta realizadas por representantes de los refugiados de la Unión Soviética y de los países de Europa del Este en Occidente durante la década de los 80 y principios de los 90 del pasado siglo.

La fecha elegida es el 23 de agosto porque fue ese día del año 1939 en el que tuvo lugar la firma del acuerdo Ribbentrop-Molotov de no agresión entre la Alemania nazi y la Unión Soviética.

Desde los años 90, el artista Gunter Demnig, lleva elaborando las «Stolpersteine», un adoquín con una placa metálica en su superficie y que se coloca en el suelo rindiendo homenaje a las víctimas del nazismo. Otra forma de recordar a las personas muertas a manos de los alemanes durante la Segunda Guerra Mundial. Las primeras se colocaron en la ciudad de Colonia, y se instalan en el último lugar en el que vivieron las víctimas. Estas placas las encontramos también en nuestro país, ya que 5.000 españoles murieron a manos de los nazis, como en el caso de las hermanas Masachs. En la localidad barcelonesa de Sabadell hay dos stolpersteine rememorando a Emilia y Angelina, dos hermanas españolas muertas a manos de las tropas de la S.S. en el año 1944 en la masacre de Oradour-sur-Glane, en Francia.

Vista de las Stolpersteine en Sabadell (Barcelona) dedicadas a las hermanas Masachs, muertas en la masacre de Oradour-sur-Glane (Francia) // Elisa Manrique

Podría interesarte: