Si bien toda Europa está luchando contra la segunda ola de la pandemia del coronavirus, en Polonia, a pesar del número récord de casos, es un tema menor.

Desde hace una semana, se han producido protestas, huelgas y bloqueos en ciudades de todo el país después de que la Corte Constitucional dictaminara que el aborto por deterioro fetal grave e irreversible es inconstitucional.

Desde hace varios años, el tema de la limitación del derecho al aborto regresa a la tribuna del gobierno como un búmeran. La moción para determinar si un aborto es permisible en caso de una alta probabilidad de deterioro severo e irreversible del feto o una enfermedad incurable que
amenace su vida, es consistente con la constitución. Fue presentada a la Corte Constitucional hace tres años y nuevamente fue presentada el año pasado por, entre otros, diputados del partido gobernante.

También cabe mencionar que en Polonia los tribunales deben ser independientes y apolíticos por definición. Lamentablemente desde hace varios años se viene diciendo extraoficialmente que el Tribunal Constitucional está controlado por el partido gobernante, lo que en la situación actual es de gran importancia.

La ley de Planificación Familiar, en vigor desde 1993, permitía abortos en tres casos. Uno de ellos era la alta probabilidad de deterioro fetal grave e irreversible. Esta ley fue declarada inconstitucional por un tribunal el jueves pasado.

Es esta decisión del tribunal la que provocó las protestas de cientos de miles de mujeres, que se han sucedido todos los días en todo el país desde la sentencia.

Jueves 22/10

La decisión se encontró con una oposición considerable, lo que resultó en una protesta frente al Tribunal Constitucional de Varsovia. Un grupo de personas caminó por las calles de la capital hacia la sede del partido gobernante de Ley y Justicia (PiS), y luego frente a la casa del presidente del partido, Jarosław Kaczyński.

Viernes 23/10

Las protestas en Varsovia continúan, otras ciudades están comenzando a organizar manifestaciones mediante la asociación de personas en las redes sociales.

Sábado 24/10

Más ciudades de Polonia se están uniendo a las protestas. Se están llevando a cabo manifestaciones frente a las sedes del PiS en todo el país, y los manifestantes encienden velas para conmemorar el «funeral por los derechos de las mujeres”.

Domingo 25/10

Comienza una campaña a nivel nacional: «Palabra para los domingos». Las protestas se están trasladando a las iglesias, donde durante las misas los manifestantes han presentado carteles con lemas como «el infierno de las mujeres o» el aborto está ok «. Las inscripciones también aparecieron en las paredes de los templos. Esta protesta fue causada por la estrecha cooperación del partido gobernante con la iglesia polaca, que ha permitido, por ejemplo, el encubrimiento de la pedofilia entre los sacerdotes.

Lunes 26/10

Otro día de protestas en todo el país. Cientos de miles de personas salieron a las calles, miles de coches bloquearon las principales carreteras del país, y a las mujeres que protestaban se unieron hombres, la comunidad LGBT, taxistas y agricultores.

Martes 27/10

Las movilizaciones se llevaron a cabo no sólo en las principales ciudades, sino también en pueblos y ciudades más pequeñas. Ese día, la situación se ve agravada por el mensaje del líder del partido Ley y Justicia, Jarosław Kaczyński, quien, entre otros, dijo que las protestas costarán la vida a muchas personas, que los manifestantes están cometiendo un delito grave y que las autoridades tienen «no sólo el derecho sino también la obligación de oponerse a tales hechos». Kaczynski, alegando que los manifestantes están preparados e incluso entrenados para este tipo de ataques, alienta a sus partidarios a defender las iglesias a toda costa.

Miércoles 28/10

Las mujeres hacen huelga, no van a trabajar y organizan protestas y bloqueos de ciudades durante la hora punta. Los manifestantes bloquearon una vez más las carreteras principales y se congregaron frente a las sedes del partido ultraconservador, Ley y Justicia, en todo el país.

Polonia pide que no se permita privar a las mujeres de su derecho a elegir

Mucha gente dice que en la era del coronavirus imperante, las protestas no deberían tener lugar. Desafortunadamente el gobierno no está haciendo nada por aliviar la situación. Como dijo uno de los manifestantes: «Cuando el partido gobernante en principio no permite ningún diálogo con esa parte de la sociedad que tiene una opinión diferente, la protesta es la única opción. Lamentamos estar en esta situación pero no había otra forma».

Mientras se espera la respuesta del gobierno o cualquier propuesta para resolver el conflicto, cientos de miles de manifestantes piden unánimemente que no se permita que las mujeres sean privadas de su derecho a elegir y que se unan a las protestas en curso.

Podría intersarte:

Marta Gwarek

Graduada en Filología Inglesa con especialización en Estudios Culturales. También estudió alemán, español y árabe. Profesionalmente se ocupa de la flora, pero mientras viaja, explora la cultura de varias partes del mundo, en especial la cultura árabe y el mundo islámico.