La Policía Nacional ha desmantelado hoy la mayor plantación subterránea de marihuana hallada hasta la fecha, según ha explicado la Dirección General de la Policía en un comunicado.

El zulo, que se encontraba a cuatro metros bajo tierra, contenía 1.022 plantas de cannabis y tenía una extensión de cerca de 300 metros cuadrados.

Se ha detenido a cuatro varones integrantes de un clan familiar de origen rumano. Además, los arrestados están involucrados en varios robos en los que sustrajeron bienes valorados en unos 15.000 euros.

Esta finca de cultivo ilegal se ha localizado en el paraje del Cerro de los Palos, muy cerca de la capital de Castilla-La Mancha, en la que vivía este grupo.

Fue a comienzos del mes de septiembre, cuando las investigaciones paralelas que se estaban llevando a cabo en las Comisarías de Ciudad Real y Alcázar de San Juan revelaron la posible existencia de un nuevo cultivo, de grandes dimensiones, que se había instalado en Toledo el pasado mes de agosto. A partir de ese momento, los Policías Nacionales especializados en la lucha contra el tráfico de estupefacientes de ambas Comisarías junto con la Comisaría Provincial de Toledo, colaboraron de forma estrecha, colaboración que permitió confirmar las sospechas sobre el terreno.

Podría interesarte: